viernes, 29 de octubre de 2010

La vida

A veces la gente aparece en tu vida y sabes de inmediato que estaban destinados a estar allí, para cumplir algún tipo de propósito, enseñarte una lección, cumplir tu sueño o simplemente para ayudarte a averiguar quién eres y quién quieres llegar a ser. Nunca sabes quiénes pueden ser estas personas, pero cuando tu mirada se cruza con la de ellos, sabes en ese preciso momento que afectarán a tu vida de la manera más profunda.

lunes, 25 de octubre de 2010

La Felicidad


Porque cuando tenemos la felicidad frente a los ojos, no sabemos verla. 
Siempre pensamos en lo que nos estamos perdiendo, deseando cosas que no tenemos, cosas de otros; y en realidad todo lo que necesitamos para ser felices está ahí, mordiéndonos la mano. 
Creemos que la felicidad es algo difícil de alcanzar y a veces hasta nos convencemos de que nunca vamos a ser felices, pero sólo depende de nosotros, es saber encontrar la felicidad de lo que tenemos, de valorarla y cuidarla. Algunos se pasan la vida buscando la felicidad, cuando no la encuentran se desesperan, se resignan a ser infelices toda la vida.
El problema es que la gente no entiende, no entiende que la felicidad no está en un lugar y hay que ir a buscarla, porque la felicidad siempre está, está en una charla, en un amigo, en una mirada, en una sonrisa…

domingo, 24 de octubre de 2010

Sueños


Sueños, imágenes caprichosas que mezclan nuestros recuerdos, alborotan nuestra memoria durante noches y noches, horas y horas... Los sueños están ahí, cada noche, dentro de tu cabeza. Nadie puede verlos excepto tú porque son tuyos. Sin embargo no puedes controlarlos, dependen de sí mismos aunque se alimentan de ti, pero son simplemente sueños. En los sueños todo es posible: volar, amar lo odiado, vivir lo que nunca has vivido, morir y volver a nacer... De los sueños puedes aprender, puedes olvidarlos... lo único que no debes hacer jamás es depender de ellos porque los sueños no respetan la razón ni el sentido, por eso nadie debería entrar en los sueños de otro.

viernes, 22 de octubre de 2010

La amistad...

-¿Mamá qué es la amistad?


-Hablar sobre la amistad es un poco complicado, mas en estos tiempos donde no sabemos el significado de una amistad verdadera, no sabemos como acutar, no sabemos que es la amistad.. En sentido común, creo que se define en esa persona que esta siempre, que si tiene problemas te los dice en la cara, que no tiene miedo de mostrarte la realidad, por más que te tenga que hacer ver que eres una tonta, una cualquiera. Creo que ahi, en ese momento se expresa la amistad, el verdadero cariño hacia esa persona, hacerla ver como son las cosas en realidad, abrirle los ojos, 
demostrarle que el mundo no gira a su alrededor.. 

jueves, 21 de octubre de 2010

¿Recuerdas?

¿Recuerdas cuando eras pequeña y creías en los cuentos 
de hadas? 
Fantaseabas sobre como sería tu vida, con un vestido blanco y tu príncipe azul llevándote a su castillo sobre las colinas; por la noche te echabas en la cama, cerrabas los ojos y te abandonabas a tu fe.
Santa Claus, el Ratoncito Pérez, el príncipe azul estaban tan cerca que los saboreabas; pero vas creciendo, 
y un día abres los ojos, y los cuentos de hadas han volado. La mayoría de la gente acude a aquellos en quienes confía. 
La cuestión es que es difícil dejar que los cuentos de hadas desaparezcan; a casi todo el mundo le queda una mínima esperanza de que un día abrirá los ojos y verá que se han hecho realidad.
Cuando el día llega a su fin, la fe es un misterio, aparece cuando menos te lo esperas.
Es como si un día te dieras cuenta de que los cuentos no son exactamente como habías soñado.
El castillo, puede que no sea un castillo; no es tan importante eso de ser felices para siempre, basta con ser felices en el momento.
A veces, muy de vez en cuando, la gente puede darte una grata sorpresa; de vez en cuando, la gente te deja sin respiración.


miércoles, 20 de octubre de 2010

El tiempo.


Dicen que el tiempo es el que pone a todo el mundo en su lugar que lo mismo que te da la vida te la puedo quitar el timpo lo hace todo, te hace madurar, reir,  jugar. 
Utilizamos el tiempo para justificarnos hasta de todo lo que hacemos, pero eso si el tiempo no entiende ni de palabras ni sentimientos, cuando dices nunca, no sabras si el tiempo te concederá ese previlegio y cuando se dice siempre ¿Se conseguirá tener ese siempre?
Ya no creo ni en los siempre ni en los nunca yo solo creo en el presente, puedo decir te quiero para siempre ahora y dentro de unas horas romper aquel para siempre quiero dejar de decir cosas que no sé si se cumplirán quiero dejar de soñar con el futuro y recordar el pasado para poder vivir mi presente.

martes, 19 de octubre de 2010

Se me acabaron las cartas...

Se me acabaron las cartas de todas las barajas, se acabó el dinero para comprarlas,se acabó tu tiempo. No quedan ni minutos ni segundos, solo quedan mis lamentos. Yo ya jugué todas mis cartas y aún así el reloj no para de sonar...
Tic-Tac el reloj marca las dos se acabó tu tiempo, y yo me muero por dentro,
Tic-Tac la aguja sigue en las dos y el dolor se hace mas intenso,
Tic-Tac vuelve a sonar y tu todavía no estas, solo me queda esperar,
Tic-Tac ven ya esto se me hace eterno,
Tic-Tac se acabó ya solo quedan tus recuerdos.

Me haces alcanzar el cielo

-¿Le quieres?
-No, le amo.
-¿Y como sabes que le amas?
-Pues porque si pienso en él me salen como cosquillas en el estomago, si me toca, el corazón se me acelera, si me habla, me saca una sonrisa, si me suena el móvil, voy corriendo a ver si es él.
Porque me despierto cada mañana con ganas de acostarme de nuevo para volver a soñar que esta a mi lado, porque sueño despierta..
Porque si me besa, me hace alcanzar el cielo, como si lo tocase con la punta de los dedos y si me dice un simple: te quiero, me hace la más feliz del mundo.
Porque si estoy con él es como si el mundo se parase de repente, el tiempo no corre y no puedo pensar en otra cosa que no sea él.
Y si me abraza.. si él me abraza me siento segura, como si nada me pudiera pasar estando entre sus brazos.
Y porque me encanta cuando llega con esa sonrisa, como si todo fuera posible..
Porque sé que solo quiero respirar su aliento.
Apareció de repente, y poco a poco, se convirtió en mi vida

lunes, 18 de octubre de 2010

Petarda! (L)

No me preguntes por qué, porque ni yo lo sé. Pero la brisa fresca de otoño me hace recordar los momentos vividos a tu lado y extraño escalofrío recorre mi cuerpo y se me dibuja una sonrisa, sin querer.
Al recordar aquellos días tan perfectos que vivimos. Hiciera calor o frío, lloviese o grnaizase ahí estabamos nosotras en algún sitio pasando la tarde de la mejor manera, juntas.
Pero sabes, aún esa sonrisa se hace más grande al pensar en aquellos que nos quedan por vivir.
Porque hay algo en mí que me dice que no serán pocos, que nos queda mucho por vivir, por experimentar y por descubrir juntas.
Como hasta ahora.
Te lo juro, nunca pensé que alguien pudiese significar tanto para mí, enserio. Te has convertido en una pieza más que fundamental en mi vida y, joder, no quiero perderte jamás. ¿Me oyes? Siempre a mí lado, como prometimos. (:
Porque petarda, TE QUIERO.
Y sé que no solon serán tres o cuatro años más, que va. Seran 60, 70 o 80 más. Porque lo único que podrá separarnos será la muerte, y hasta que eso llegue nos queda mucho por vivir juntas.
Esto es a lo que yo llamo amistad.
Que un día estemos en el banco de un parque, con unos cuantos años de más y arrugas, recordemos todos esos momentos vividos.
Ya sabes petarda, nada ni nadie, es lo suficientemente fuerte para romper algo tan enorme como es esta amistad.
Gracias por todo cariño. $:
Siempre juntas, sí? ^.^

domingo, 17 de octubre de 2010

Un amor clandestino

Un amor clandestino , con regalos y códigos secretos que solo podemos entender
tu y yo .


+ Necesito saber todos los dias que me quieres . ¿Me quieres ?
- ... parece que va a llover hoy ¿eh?
+ ¿Parece que va a llover significa que me quires ?
- Si ..
+ Entoces .. ¿es como un código secreto entre nosotros?
- (asiente con la cabeza )
+ ¿Me lo dirás cada día ?
- Cada día .


Un amor , que traspasa la carne y te sacude por dentro , un amor .. que és el amor
de tu vida .

sábado, 16 de octubre de 2010

Blue Jeans


Le echa de menos. Hace dos horas que no sabe nada de él. Ya debería estar en casa. ¿Dónde se habrá metido?
La chica deambula de un lado para otro de la habitación. Nerviosa. Impaciente.
Quiere oír su voz. Lo llama. Tiene el móvil desconectado.
Suspira.
Empieza a sentir una angustia insoportable en el pecho. También en el estómago. Lo necesita. Ya. Necesita ver sus ojos azules mirándola. Necesita oír de sus labios un “te quiero”. Necesita apoyar su cabeza en su pecho y sonreír mientras le acaricia el pelo.
Se ha hecho de noche. ¿Y si está con otra?
No puede ser. Eso es imposible. Celos.
No se lo imagina con otra que no sea ella. Es... No. Él no es así. Pero, ¿y si...?
Angustia.
Recuerda la última vez que hablaron.
- Te quiero.
- Yo te quiero más.
- Ilusa. Sabes perfectamente que yo te quiero muchísimo más.
- Tonterías
- ¿Me estás llamando tonto?
- Por supuesto. Yo te quiero más. Y pienso más en ti.
- Ni en sueños.
- Capullo.
Entonces ambos ríen y se dan un beso a través de la línea.
- Hagamos una cosa.
- Ahora no puedo satisfacerte, cariño. Está mi madre en la habitación de al lado.
- Qué tonta. ¡No es eso!
Ella ríe.
- Perdona, era una broma. ¿Qué quieres que hagamos?
- Mira. Cada minuto que uno piense en el otro, dibuja una rayita.
- ¿Cómo?
- Pues eso. Coges un cuaderno y un bolígrafo. Y cada vez que pienses en mí, haces una raya. Sólo vale una por minuto.
- Es extraño... pero me gusta la idea.
- ¿Si?
- Sí. Así demostraré que yo te quiero mucho más.
- Ya veremos.
La chica suspira. Piensa en él. Traza una nueva rayita en una pequeña libreta con un bolígrafo azul. Las cuenta. Setenta y tres.
Sigue sin venir. Sin llamar. Preocupación, pero también inquietud. Y celos. Trabaja con una chica muy guapa. Sí. Más que ella. Él dice, que ni se ha fijado. Seguro que no es verdad.
¿Por qué no está ya en casa?
Otra rayita. Setenta y cuatro.
¿Y si está con ésa?
Suena el móvil. No es él, no es su sintonía. Número oculto. Frunce el ceño y responde.
Sólo asiente con la cabeza a lo que una voz desconocida le pregunta. Por fin, le sueltan la noticia. Tiene que ir urgentemente al hospital. Ya sólo oye palabras aisladas entre el desconcierto y la confusión de su mente. Accidente. Atropello. Sangre. Contusiones.
Rápidamente, sale de casa. No dice nada. Sólo corre. Para al primer taxi que ve. El tiempo se hace eterno. Las luces de la noche la ciegan. No comprende. No entiende nada. Por qué a él. Por qué a ella. Baja del coche. Corre. Entra en un gran edificio. Pregunta en recepción a una mujer mayor que le atiende con indiferencia. Habitación 1151. Pero no puede entrar. Debe esperar. No hace caso. El ascensor no llega. Sube por las escaleras. Deprisa. Tropieza. Continúa. Choca con alguien que lleva una bata blanca. No ve. No oye. No respira. ¿Dónde está él? ¿Por qué a ellos?
Llega a la planta. Enfermos. Sillas de ruedas. Gente con lágrimas en los ojos. Médicos. Enfermeras de bonitas piernas. Carteles y más carteles. ¿Y él?
Doctor. ¿Dónde puede encontrarlo? Más palabras sueltas. Grave. Estable. Operación. Duerme. Tranquilidad.
Se sienta y espera.
Pasan los minutos. Las horas. Una enfermera le trae un café con un tranquilizante. Luego otro café. Y la noche que se muere. El sol nace un día más. Tímido, pero seguro de sí mismo.
Por fin, llegan noticias. Está dormido, pero puede verlo.
La chica entra en la habitación. Allí está. Tumbado. Indefenso. Repleto de extraños tubos que van y vienen de alguna parte.
Se acerca. Tiembla.
Las lágrimas caen rompiéndose en el suelo frío de la habitación. Impoluta. Desplegando ese espantoso olor a limpio.
Pregunta que si puede tocarle. La enfermera asiente.
Le coge de la mano. Él no lo nota. La acaricia. La besa. Le habla. Él no la oye.
Entonces lo descubre. La manga de aquel pijama que le han puesto se desliza por su brazo derecho. No puede ser. La chica remanga también el izquierdo. ¡Dios mío!
Tiene los brazos lleno de rayitas. Decenas de rayitas. Minutos en los que pensó en ella.
La enfermera la observa. Ha oído algo en el quirófano.
- Los doctores no entienden que son esas líneas que tiene pintadas en los brazos. Además, llevaba un bolígrafo azul en la mano derecha en el momento en el que lo atropellaron. No lo soltó ni en el instante del impacto.
La chica sonríe entre lágrimas. Lágrimas que mojan sus brazos. Brazos que reflejan el amor que él siente por ella. Ella que cuenta una por una todas esas líneas azules. Azules, como sus ojos. Sus ojos que se abren. Se abren por primera vez. Por primera vez desde que aquel coche impactó con su cuerpo justo en el instante en el que trazaba una nueva rayita.
- Ciento quince.
Murmura. Sonríe. Débil.
Ella se sorprende. Está ahí. Llora. Desconsolada. Pensaba que nunca más lo escucharía. Que jamás volvería a oír su voz. Da gracias a un Dios en el que siempre dice no creer. Y le besa. Las manos, los brazos, los labios. Despacio. Pero como nunca. Le ama.
Y aunque él ha pensado más en ella que ella en él, está feliz, muy feliz. Tiene la oportunidad de la revancha y ganará. Porque ni un minuto más en su vida, dejará de pensar en él.
- Blue Jeans.

viernes, 15 de octubre de 2010

Dibujo..

Escondo un dibujo de un corazón mal pintado,
con tu nombre, con mi nombre y un "te quiero" medio borrado.
Con tiza marcada en cada trazo, dibujada
con fuerza como nuestro prometido abrazo